Conciencia derramada

Ya chole: Nath Campos y el pacto patriarcal

/por Tania Rivera/

 

Probablemente, una de las mejores cosas que dejó el 2005 –aparte de “La Tortura” de Shakira– fue la fundación de YouTube; una incipiente plataforma de vídeo que eventualmente se convertiría en el epítome de la democratización de la tecnología y la libertad de expresión, o por lo menos eso creímos cuando los youtubers comenzaron a vendernos la ilusión de que eran chicos como nosotros que un día encendieron su cámara y nos hablaron desde la sinceridad de sus corazones. Sin embargo, la profesionalización de los ahora llamados “creadores de contenido”; la conversión de la plataforma en una sucursal de Televisa:  llena de pleitos, dramas, y chistes; y las mismas restricciones de YouTube han causado un panorama decadente en este sitio de internet. Aunque parecía que los problemas podrían sortearse, el 22 de enero de este año la youtuber mexicana Nath Campos evidenció, a través de un vídeo, que los problemas del sitio web no se limitaban a los antes mencionados. Como cualquier espacio creado dentro del sistema patriarcal también replica actos violentos contra las mujeres. 

 

         Más que detallar el testimonio de Nath y reducirlo a una anécdota morbosa, me interesa enfocarme en las reacciones que desencadenó su vídeo. Por supuesto que no faltaron los cuestionamientos típicos en estos casos “¿por qué te emborrachaste?”, “¿qué traías puesto?” entre otros, sin embargo también hay que recordar nombres como el de Yao Contreras, denunciado por abuso sexual en 2017, sumando además otras denuncias de youtubers que expusieron sus experiencias de abuso por parte de sus colegas. Ahora bien, otro de los señalamientos más recurrentes en el caso de Nath es el perpetuo hostigamiento de los boomers con respecto a todo lo que se refiere a la juventud: es nuestra culpa por hacer famosos a personas que no valen la pena. Nosotros llenamos los bolsillos de influencers y youtubers

 

         No voy a negar que esta aseveración tiene bastante de cierto, sí deberíamos hacernos responsables de a quienes seguimos y por qué, sin embargo tampoco puede eludirse el hecho de que a la sociedad mexicana le encanta el mundo de la farándula y que éste trascienda a otros espacios.  Así que, señor cincuentón que seguramente no leerá esto, si se queja de que los influencers “no están preparados” o “no son gente productiva para este país”, sólo le recuerdo que algunos de los candidatos a diputados, presidentes municipales y gobernadores son personas como Quico, Blue Demon, Lupita Jones y Paquita la del Barrio, que tampoco son modelos de virtud o expertise política.

 

         Lo anterior, no pretende ser una defensa de los influencers y youtubers, pero me parece que si bien la fama es permisiva y gracias a ella hay gente que celebra los chistes de Luisito Comunica sobre emborrachar a su novia para abusar de ella, tampoco es la causante de que en el mundo de YouTube se den casos como el de Nath Campos, Caeli o Ixpanea. El directo responsable de esta situación es el pacto patriarcal, recientemente sacado a relucir gracias al “ya chole”, una elocuente declaración de nuestro señor presidente respecto al caso de Félix Salgado Macedonio, quien pretende ser gobernador de Guerrero. 

 

         ¿Qué es exactamente el pacto patriarcal? La antropóloga feminista Rita Segato lo describe como la defensa absoluta e incuestionable hacia los derechos del hombre agresor y como todas las persecuciones y sospechas siempre son hacia la víctima, una mirada constante sobre nosotras (Rojas, C. 2018, s/p). Esta “camaradería”, “apoyo” entre congéneres fue el que cobijó a Rix después de que Nath revelara en su trabajo que él era su agresor, el mismo que permite que un hombre con varias denuncias de abuso sexual pueda ser gobernador, pero de nueva cuenta, el pacto patriarcal no limita su acción a la gente importante. Se hace presente cuando te ríes de tu compa que cuando está pedo es bien ligador, aunque sabes que a las morras las incómoda; cuando solapas a tu amigo que le pone el cuerno a su novia; cuando haces oídos sordos a las acusaciones de acoso de tu compañera de la escuela porque “así es de cagado el profe, nomás es un chiste”; cuando lees el testimonio de una chica y exiges pruebas, porque todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario y así somos las mujeres, nos encanta echarles a perder la vida a los hombres; cuando dejas que tu amigo le diga puta o zorra a su ex mientras te enseña las nudes que aún conserva…

 

         Sin embargo, no puede restringirse el pacto patriarcal al mero “apoyo” entre hombres, pues su fundamento está en la jerarquización de las relaciones sociales. Tal como señala la teórica feminista Carole Pateman, “en este pacto los varones acuerdan que las mujeres no tengan lugar en el logos; es decir, que sea hablada, discurseada, interlocutada, por las palabras de otros, sin que se le permita una voz autorizada propia y un deseo diferente al nombrado por ellos”(s/p. Barragán, 2021). Es decir, el pacto patriarcal, más allá de la comodidad de no enfrentarte con tu compañero de oficina porque anda toqueteando a las secretarias es un mecanismo para perpetuar la dominación de hombres sobre mujeres.

 

         Y sí, yo sé que muchos podrían alegar que tienen a un amigo mandilon, cuya novia tóxica es la que domina la relación, sin embargo no esa subyugación a la que se refieren las teóricas feministas, ni tampoco el silencio que impone el pacto patriarcal a las mujeres. Sí, tu compa mandilón tiene que soportar las “escenitas” de su novia y tus burlas, pero la violencia en contra de las mujeres en México es de otra índole; no se trata únicamente de la violencia ejercida por sus parejas si no de todo el aparato jurídico mexicano que, al fundamentarse en el sistema patriarcal, trae como resultado la impunidad de casos como el de Rix o Salgado Macedonio, así como del 49.5% de las mujeres que experimentaron violencia y no acudieron a ninguna autoridad, por conocer de antemano la respuesta de la justicia: silencio. 

 

         Al final del día, tanto los influencers como los políticos no aparecen de la nada, son reflejo y resultado de la sociedad en la que vivimos. Sí, es necesario exigir que el presidente y a los políticos que rompan el pacto patriarcal, más también deben hacerlo los 1.8 M que aún siguen a Rix en Instagram a pesar de las acusaciones de Nath Campos y debemos hacerlo nosotros para poder enfrentar a las personas a nuestro alrededor, dejando de lado la “amistad” o el humor como justificación de actos violentos, pues como nos dice Segato: “Hay que demostrar a los hombres que buscar expresar la potencia por medio de la violencia es una señal de debilidad. El hombre que usa el recurso de la violencia es un hombre frágil. Lo que se quiere exhibir como potencia es precisamente impotencia” (Delgado, 2019, s/p) o en palabras de nuestro presidente: Ya chole. 

 

Referencias 
Barragán, D. (18 de febrero de 2021). “¿Qué es el pacto patriarcal que se le pide romper a AMLO por Salvado Macedonio”. Sinembargo.mx. Recuperado de https://www.sinembargo.mx/18-02-2021/3940508 
Delgado, L.S. (26 de octubre 2019). “Rita Segato: “Hay que demostrar a los hombres que expresar la potencia a través de la violencia es una señal de debilidad”. El salto. Recuperado de: https://www.elsaltodiario.com/feminismos/rita-segato-hay-que-demostrar-hombres-expresar-potencia-violencia-senal-debilidad 
Equis. Justicia para las mujeres (2019). Violencia contra las mujeres e impunidad: ¿Más allá del punitivismo. Recuperado de https://equis.org.mx/wp-content/uploads/2020/05/Informe_Impunidad_Y_Violencia.pdf 
Rojas, C. (5 de julio de 2018). “El pacto patriarcal: la realidad del acoso sexual”. El mostrador. Recuperado de:  https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/columnas/2018/07/05/el-pacto-patriarcal-la-realidad-del-acoso-sexual/ 
El Universal (24 de enero de 2021). “Youtubers mexicanos, la historia de abuso y acoso”. El Universal. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/espectaculos/youtubers-mexicanos-la-historia-de-abuso-y-acoso 

 

Imagen portada: Sofía Probert

 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com).

 

Tags :#pactopatriarcal#yachole#youtube

You might also like

disqus comment