Asylum +593

Tony Stark: El nuevo Hêphaistos

/ por Marcelo Cruz/

 

“Dicen que la mejor arma es aquella que nunca necesitas siquiera disparar. Respetuosamente, no estoy de acuerdo con eso. Considero que la mejor arma es aquella que sólo tienes que disparar… ¡una sola vez!”.

Tony Stark, Iron Man (2008).

 

Los héroes han existido desde que, en las primeras civilizaciones, se empezaron a crear mitos: Gilgamesh, Hércules, Sigfrid, Thor, son algunos ejemplos. Estas historias ayudan a crear nexos de referencia para explicar el origen de las cosas. Con el pasar del tiempo al héroe se le unió el adjetivo de súper. Un ser que posee habilidades, poderes, y demás atributos por encima de una persona regular que ya conocemos debido al cómic, la televisión y el cine.

     Es válido considerar que en la actualidad los superhéroes son nuevas significaciones del mito. La humanidad tiene la facultad de resignificar, deconstruir y adaptar sus perspectivas. Un continuo proceso diacrónico (si tomamos una de las posturas del enfoque lingüístico). Un ejemplo claro -una comparación- seria entre Iron Man y Hêphaistos.

      Hêphaistos (Ἥφαιστος), es el dios griego del fuego y la forja. Se dice que fue arrojado desde el Olimpo por Hera, esto le causó serias heridas; incluso lo dejó cojo y desfigurado (en el videojuego GOD OF WAR 3 se cuenta otra versión). En compensación, se le entregó en matrimonio a Afrodita, y lo nombraron el armero de los dioses. De sus manos y forja, nacieron las armas de los olímpicos: el trineo de Helios, el rayo de Zeus, la espada de Ares, el cinturón de Atena y la armadura de Aquiles.

    Tony Stark, a su vez, es un genio, millonario, playboy, filántropo –en palabras de Robert Downey Jr. Hereda Industrias Stark luego de la muerte de sus padres, continuando con la creación de  armas para el ejército –aquí el guiño a Ares, dios de la guerra–. Sufre un secuestro cuya consecuencia deja fragmentos de metralla cerca de su corazón, por tal motivo diseña su armadura –alusión a la armadura de Aquiles.  Ambos poseen un talento innato con las manos y su inteligencia predispuesta a su talento.

     La forja y el taller, son símbolos de progreso y transformación, espacios donde una idea es llevada a su máxima expresión. En sus respectivos espacios, Hêphaistos y Stark cuentan con la ayuda de varios ayudantes. En el caso del dios griego: Alcón y Eurimedonte, sus hijos; mientras que para el hombre de hierro Jarvis y Viernes (inteligencias artificiales) son sus acólitos. Fungen con la misión de acompañar, velar, sugerir y complacer a su creador.

     Tanto así que Jarvis toma el nombre de su mayordomo y Viernes hace referencia al personaje de Robinson Crusoe.

     Cada uno es responsable de la creación de dos criaturas, la representación máxima de su época en diseño, ingeniería y avances tecnológicos. Según el mito dominante se dice que Hêphaistos forjó, diseñó y dio vida al gigante Talos (Τάλως), encargado de proteger la Isla de Creta de posibles invasiones marítimas arrojando a las embarcaciones grandes piedras a modo de catapulta o abrazando a los sobrevivientes contra su cuerpo incandescente. Talos poseía inteligencia y autonomía en sus decisiones.

     Stark crea a Ultron (según la versión cinematográfica) una super inteligencia que desea la extinción de la raza humana. Ultron posee super fuerza, velocidad, y se vuelve un enemigo temible no solo de Iron Man, sino también de Los Vengadores.

     Aparte, ambos creadores sufren de ciertos trastornos psicológicos. Al ser rechazado por su madre Hêphaistos, decide castigarla fabricando un trono de oro del cual no podía levantarse si no lo aceptaba (complejo de Edipo y Misógina, si bien es cierto, Hêphaistos no siente una atracción sexual hacia su madre, quiere por todos los medios su aceptación y afecto, tal es su fijación que llega a torturarla para lograrlo). Tony sufre de trastorno narcisista de la personalidad. Al poseer un gran ego, además de ser obsesivo compulsivo, para evidenciarlo basta con observar su comportamiento y su manía de salirse con la suya sin importar las consecuencias. Esta faceta del superhéroe se aborda con mayor atención en el comic: Superior Iron Man, publicado en 2014.

     El halo de Talos sigue vigente como referencia a su función original: existen antivirus, cámaras de vigilancia, incluso varios misiles se han nombrado en su honor, de esta manera se hermana con Ultron, Una inteligencia artificial que maneja la tecnología a su antojo y la genialidad de sus creadores. La semejanza que nos enlaza con estos dos personajes es la humanidad que ambos poseen.

     Aunque no lo parezca, el mito aún forma parte de nosotros, a manera de un recuerdo –un eterno retorno– que se niega a desaparecer, pese al tiempo y nuestros continuos avances seguimos temiendo a lo inexplicable. Mientras la humanidad exista, el mito seguirá siendo el vínculo más e/afectivo con nuestro pasado.

     Es posible que no dejemos de ser herederos del mito, seamos sensatos, las bases de nuestra historia radican en él, seguimos volviendo a andar un camino transitado una y mil veces. En nuestra cabeza repica el martilleo de la forja de Hêphaistos, o el sonido de máquinas engranando un cuerpo. Tony Stark es la metáfora perfecta de que la mitología habita en nosotros.

 

Imagen tomada de internet.

 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com)

You might also like

disqus comment