La feminista local

NO SÉ ESTAR CON GENTE

/ por Fernanda González/

 

No sé cómo estar en una relación. No es miedo al compromiso ni nada por el estilo. Quiero empezar aclarándolo porque ese parece ser el veredicto de la mayoría de las personas con las que toco el tema. Mi experiencia con las relaciones es limitada pero trágica, y no exactamente porque terminen muy mal (aunque sí, sí terminan mal) sino porque termino pensando que las relaciones no son para mí.

          No sé qué idea de las relaciones amorosas tengo. Normalmente encuentro a alguien que me da amor cuando lo necesito y me convenzo de que esta es la relación indicada, que esta es la persona que he estado esperando. Después de un par de semanas como mínimo y un par de meses como máximo, me doy cuenta de que no lo era.

         El consejo de mi mamá es que no puedo pedirle a alguien que me quiera si no me quiero yo primero, pero no tengo el tiempo de convencer a alguien de que valgo la pena, cuando me ha tomado casi 23 años convencerme a mí misma. Y además, no creo que alguien a quien tenga que convencer de que valgo la pena sea la persona para mí.

         No me gusta rogar por amor, y no quiero que parezca que eso es lo que estoy haciendo, pero quiero amor. Quiero un amor tranquilo, donde nos ayudemos a manejar esta cosa llamada adultez y nos demos tiempo y espacio. Me gusta la intimidad, pero me gusta estar sola, y la línea que los separa es tan delgada que a veces ni yo sé reconocerla. No quiero presión de planes a futuro, no quiero compromisos forzados y no quiero un amor tan intenso que ahogue. Eso no es para mí. A mucha gente le funcionan las relaciones así y les envidio. Envidio su comodidad al tener a alguien al lado siempre. Envidio lo bien que reciben tanto amor.

       Quiero una relación que me de espacio, pero no tanto espacio que me haga sentir que no valgo la pena, quiero una comodidad y tranquilidad que ninguna de mis relaciones ha podido darme hasta la fecha. El consejo de una de mis mejores amigas es que antes de seguir metiéndome en relaciones de las que me canso o me aburro, tengo que definir lo que quiero de una relación.

      Pero… ¿realmente se puede planear lo que se quiere de una relación? Si alguien tiene la respuesta, por favor mándeme un mensaje y compártamela para que deje de involucrarme con gente que termino olvidando. Al menos una pista o algo de cómo encontrar a alguien con quien no me moleste compartir mi tiempo y mucho menos mi vida.

        No me arrepiento de las relaciones en las que he estado. Todos los desmadres en los que he estado involucrada me han enseñado algo. La larga distancia no es para mí, por ejemplo. La intensidad me ahoga y me quita las ganas de estar. No sé cómo funciona eso de hablar con alguien todo el día, de no querer dejar de hablar con esa persona. Me dicen que todo esto significa que nunca he estado enamorada y creo que eso es parte del problema.

       Todas mis relaciones terminan mal porque no quiero estar en ellas. Me convenzo de que es normal y casi un requerimiento para mi edad tener pareja y digo que sí. No creo en conocer a alguien en el tiempo equivocado, pero sí creo que no he sido la indicada para ninguna de las personas con las que he estado.

       Tal vez mis relaciones han terminado mal porque no sé estar con gente. Por eso creo que la única excepción es mi novio de tercero de primaria con el que nunca terminé. César, si estás leyendo esto, espero que la vida te esté tratando bien, mi amor.

 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com)

You might also like

disqus comment