Cerdos y aberrantes

Joker: ¿dónde está el punchline?

/ por Malú del Ángel/

 

El director de comedias Todd Phillips, harto de lo que llama la izquierda extrema y la “woke culture”, decidió estrenarse en la adaptación de cómics a la pantalla grande con Joker. Apartándose del reto que representa la comedia en los tiempos de la corrección política, Phillips prefirió apostarle al drama. 

 

      Al principio del proyecto parecía que Martín Scorsese fungiría como productor, por lo que no sorprende el homenaje que rinde a Taxi Driver y The King of Comedy, pero más adelante el director declinó los créditos. Como resultado, Phillips toma prestados elementos de ambas cintas pero deja fuera la complejidad de su crítica social. 

 

      En lo personal, disfruté de la película. Joaquin Phoenix interpreta al villano magistralmente y el aspecto técnico (sonido y fotografía) me pareció excelente, pero la historia me quedó a deber. Es cruda y cruel, pero no es profunda ni perspicaz y falla al explicar cómo el inadaptado y dañado personaje termina convirtiéndose en la ingeniosa, pero desquiciada mente criminal que conocemos por cómics y otras adaptaciones. En esta ocasión la inteligencia del villano es descartada y su origen parece más bien accidental, una consecuencia del duro mundo en el que vivimos.

 

       Mis expectativas eran muy altas, esperaba una narración de la talla de la aclamada The Dark Knight (2008) por todas las abiertas comparaciones (hechas por los mismos productores) y los rumores de un posible Óscar.

 

       Más allá de mi apreciación de la película, es importante hablar de la discusión que ha generado. Era de esperarse que en estos tiempos causara controversia una cinta estadounidense sobre un hombre blanco que masacra civiles en un tiroteo y lo justifica con sus problemas mentales y tragedias personales. Debemos reconocer que hay una delgada línea entre empatizar con un asesino por sufrir abusos y marginación, y hacer una apología a la violencia armada. Sólo hasta cierto punto podemos responsabilizar a la sociedad podrida de nuestras acciones sin reconocer que somos parte de ella y por ende nos corresponde encontrar soluciones a los problemas que afectan a todos.

 

       Joker aborda temas serios como el abuso, la indiferencia ante la salud mental, la corrupción y la desigualdad social; tenía la intención y el potencial de plantear un amplio debate sociopolítico, pero su discurso se queda corto y su mensaje no es claro. Phillips no busca poner a la audiencia a pensar, sólo pretende impactarlos con su crudeza. 

 

       El bullying no es extraño en los EE.UU. Tampoco las masacres cometidas por marginados perturbados. Las precauciones que tomaron ante el lanzamiento de la película fueron probablemente una buena decisión, pero culpar a esta adaptación por incitar a la violencia es, a mi parecer, un poco absurdo, considerando que una gran parte de lo que tiene éxito en taquilla es contenido de acción. Ante el estreno de Joker, el público se escandalizó por el material explícito, pero al final la recaudación fue grandiosa. Lo admitamos o no, el contenido violento vende, es nuestro espectáculo favorito. Pero no terminamos de entender que la violencia explícita en plataformas de entretenimiento como el cine, la televisión y los videojuegos no es la causante del caos que se vive en el mundo real, sino un reflejo de éste.

 

        ¿Qué está reflejando Joker? Todd Phillips trata de vendernos que la película tiene un trasfondo social importante, escabullendo frases pseudofilosóficas a lo largo de la cinta, pero sólo termina demostrando lo ajeno que está al tema de la desigualdad. ¿Por qué protestan los ciudadanos de Ciudad Gótica, los mismos que inexplicablemente aceptan y celebran los asesinatos del protagonista? ¿Matar a los ricos solucionará sus problemas? ¿Cuáles son estos? El tema es abordado muy vagamente. Phillips es el reflejo de la clase acomodada, consciente de que la desigualdad existe, pero sin un interés real por llegar al fondo del problema.

 

Foto tomada de internet. Créditos Warner Bros.

 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com)

Tags :CineCómicJokerReseña