c5a1e349-db42-4bbc-b7ef-8de5fd2c8b2d

Condado

Reliquia profanada

/ por Paula S. Hernández Gándara /

 

Cada primer viernes de mes, y domingos. Sacrificio impetratorio en overol guinda, que desgasta el lustre de los zapatos pulidos, y no deja encorvarse. Rectitud hecha valor, dispuesta al exordio.

*

Religare o re-legere, para Julio César y Tito Livio: expresión de un temor. Temor mórbido, que carcome; impropio del ser, concernido de la muerte. De natura deorum para Cicerón: re-lectura del culto como muestra de interés [obligatorio]. Más bien religados, como Lactancio, a un vínculo forzado.

*

en donde la relación con el Padre no es el problema, sino con la madre. Atenta a la liturgia, al qué dirán. Que en un pueblo tan pequeño solo caben sacerdotes y feligreses. Pero la edad apremia y el pueblo se queda chico para el padre y la hija. Entonces la madre permanece en la homilía; el padre se niega a repetir “Domine, non sum dignus ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo et sanabitur anima mea”; y la hija ya no está con ellos, aunque cerca del padre, del Padre

*

El dogma, impuesto en la niñez, se tambalea, deja de ser innegable. Se piensa ahora como freno: doctrina ambigua al servicio de quien tiene poder; prestada al mejor pago; a quien viste mejor.

*

en cuanto que el rito la determina, pensada como «fiera doméstica, lujuriosa y pecadora de nacimiento, a quien hay que someter con el palo y conducir con el “freno de la religión”». Someter, obligar: confundirla en el proceso

*

Yugo inquisidor que se comprende como universal. Rama ungida que marca para vivir en comunión desconocida. Nos rige: primero, participar; segundo, confesar; tercero, comulgar; cuarto, ayunar; último, ayudar.

*

da el tirón en el juicio y trata de conciliar las doctrinas. Adolece y el cuerpo es reliquia: ojos solo deben ver el altar, oídos escuchar el sermón, labios besar el Grial. El resto es tabú. Y se vuelve extraña a sí misma

*

Sincretismo impensado que lleva al desequilibrio, que lucha por resolverse pero permanece ahí, en vaivén ligeramente tronado o en apacible tronada.

*

Tronada la religión, tronada ella, trastornada. Búsqueda de identidad, pérdida.

*

Tabú resuelto en fulgor nocturno, en falta y desliz. Cuerpo sin toca, tocado.

*

Determinismo femenino que en lugar de proteger, tienta. La oveja se descarría; la hija es pródiga; el roce del overol, del Otro, se convierte sarna. Sierpe amiga, falsa, cierta. Farisea ella, la hija.

*

miembros extraños, desposeídos del espíritu. Paz caótica en el refugio familiar que engaña y al que asusta volver. Reliquia quebrantada, hecha carne; que la conciencia ya no reconoce pero pretende tener, engañándose hasta callar enojo, rencor, vicio, debilidad. Hasta volver los ojos y apartar el fallo. Dejar de atender al llanto

*

En la miseria del sentir, el temor propio. Temor sano y cauteloso hacia una: sortea yerros y respeta La palabra, ya no por miedo o castigo. Conciliación de convicciones discretas.

*

Pero la madre sigue ahí, re leyendo, religada. Y como una vuelta a ella se retorna al credo: profesar sin confesar. Tradición aferrada a esta tierra.

*

Elude enunciarse por hipocresía comunal, apocamiento del qué dirán: la hija de P… ya no cree. No lo creo. Ahora es creyente. ¿Tú crees? Ya no dice El credo.

*

muda creencias, apuesta a la fiabilidad de la revelación ahora inherente. Albedrío desvelado en la distancia; velado en culto

*

Se pierden los viernes, y cada domingo, en paralelo al suyo, escucha el susurro final: “Ite, missa est”. Mientras danza y se divide entre lo que es aquí, y el hábito desgarrado que dejó en la distancia.

 
 

Foto tomada de internet. Todos los créditos correspondientes a la imagen que encabeza el texto.

 

 

 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com)

You might also like

disqus comment