Lego ergo sum

El colonizado y el trauma

/ por Rodrigo Lichtle/

 

En el proceso de colonización y modernización, la cultura dominante terminó por causar diferentes traumas. Con el objetivo de representar esto de manera realista, se presenta un obstáculo, y para esto estoy pensando en un ejemplo muy específico: Train to Pakistan, de Khushwant Singh.

  En esta obra se destaca la relativa modernización de un lugar ficcional llamado Mano Majra. El tren entre India y Pakistán pasa a ser el objeto central de la narración, así como las consecuencias que este trae. El tren es el objeto que determina las acciones de los personajes. Por ejemplo, si este no llega entonces surge un completo desbalance en la comunidad. Las personas no saben qué hacer ni cómo mantener su vida, es como si el tiempo no avanzara. El tren incluso se convierte en casi un sinónimo de la muerte. Esto tiene gran relevancia al desenlace de la novela y lo que permite el tren como objeto de enfoque.

  El enfoque en el tren implica que los hombres pueden pasar a ser objetos o cosas. Así es como el pueblo es desfigurado por el tren o, mejor dicho, colonizado por el medio de transporte. El pueblo es definido por el tren. Tal es su dominio, que pasa a ser lo más importante de la villa. Dependen de él y si desaparece no queda nada que hacer, ni si quiera regresar a un estado anterior. La narración, al estar centrada en un elemento no humano e inanimado, puede convertir al resto de los sujetos del relato en objetos.

  Sin embargo, retomemos el punto inicial: ¿cómo se presentan el trauma, la violencia y el daño en el relato? En este caso, la violencia y el trauma en la sociedad se representan a través de la mención de los geckos. Estos son una señal de una violencia ya normalizada y son constantemente mencionados como una forma evasora del trauma ya presente en la sociedad. Existen sin que los personajes necesariamente se den cuenta. Mientras se mantenga ese estado opresor y esa situación no natural, los geckos seguirán aparecido como esa alegoría.

  Por otro lado, el libro tiene cambios entre la narración y las descripciones que detienen por completo la trama. La mayoría de estas descripciones son sobre la naturaleza, una posible forma de escapar de una sociedad moderna. Por ello se hace más significativo que el tren sea visto como no natural en la villa, como algo que no pertenece. Las descripciones relacionadas con el tren están conformadas por negaciones que presentan la no pertenencia del transporte.

  El tren también se puede entender como una representación de una ideología o cultura dominante, como apunta Raymond Williams. Tanto la modernización como el grupo gubernamental la estableció son las que dominan y colonizan la villa. Esta colonización es tal que normaliza diferentes aspectos que terminan por afectar a la sociedad: el tiempo, el tren, la violencia y la muerte. Todas pasan a ser un día más y la vida se mide por las llegadas y salidas del tren.

  Es así como una novela realista pasa a tener diferentes alegorías con tal de demostrar los problemas que presenta una sociedad. El realismo es imposible en el caso del trauma, ya que se necesita buscar una manera de expresarlo y esta regularmente termina por ser simbólica. Obviamente se puede describir el trauma como tal, así como Singh describe la violencia que se vive en Mano Majra. Sin embargo, la manera de mostrar su pertenencia en la sociedad es a través de estos elementos ficticios.

  El trauma es entonces un elemento coexistente en la vida de los países colonizados como, en este caso, India. Una sociedad bajo el control británico, en el que se denota el intento de dividir a la población en diferentes países por medio de su religión (India hindús y Pakistán musulmanes). Esta misma colonización se ve reflejada en el proceso modernizador. El tren en la novela, por ejemplo, es un colonizador que termina siendo una forma de separar la sociedad e incluso una herramienta para matar partes de ella.

  Ante esta situación, el final de la obra muestras tres formas en las que el hombre colonizado puede actuar ante una situación que se origina de su trauma y de la misma colonización, derivando en un genocidio: ignorarlo, pensar sobre el problema, y actuar (persona que termina salvando al tren lleno de musulmanes de la masacre). Cada uno de los personajes que representan estas respuestas se vieron afectados por la situación colonial que causó el trauma, es decir, fueron cambiados al ser colonizados.

    De esta forma, el colonizado es incapaz de salir de su estado. Aunque Lo único que es capaz de hacer es transfigurar el trauma en algo que lo represente. En el caso de Train to Pakistan, la única forma de representar el trauma es a través de la trama como tal y por medio de elementos ficticios que coexisten con la realidad colonial. Desde el pueblo hasta los geckos como representaciones del trauma, los elementos que se terminan por mostrar como no realistas pueden ser utilizados para representar mejor la realidad.

 
 

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com)

You might also like

  • 0

    22 November, 2018

    OXÍMORON

    / por Rodrigo Lichtle/   Hace unos meses escribí un pequeño texto sobre la canción “Decay” del album Lights in ...

  • 0

    10 October, 2018

    Orientalismo

    / por Rodrigo Lichtle/   Existen diferentes discursos postcoloniales que han tratado de señalar las formas en las qu ...

  • 0

    17 September, 2018

    Sé mi hombre

    / por Rodrigo Lichtle/   Desde un punto de vista masculino heterosexual puede parecer complicado tomar en cuenta un p ...

disqus comment