La feminista local

MÉXICO, TÁPATE QUE SE TE VE LA XENOFOBIA

/ por Fernanda González/

 

Seguramente han escuchado de la caravana de ya más de 5000 personas que marcha a Estados Unidos desde Honduras. Un bloque que sigue aumentando en número, mínimo 5000 personas que dejan atrás su vida entera para buscar “el sueño americano”, aunque ese sueño cada vez parezca más una pesadilla. La caravana salió con aproximadamente 2000 personas de Honduras y, para el el 23 de octubre ya contaba con más de 5000 personas después de su paso por Guatemala. Esperan en un puente en la frontera México-Guatemala mientras poco a poco los van dejando pasar. Las noticias dicen que sólo dejaran entrar a quienes tengan visa, después que sólo mujeres y niños. ¿Les pedimos visa aunque no tengan dinero para comer? No vienen a pasear, no vienen porque se aburrieron y no tenían nada más que hacer. Vienen porque sus países no tenían nada más que ofrecer, porque lo que tenían ahí ya no era vida. No piden nada más que el paso seguro por México para llegar a Estados Unidos, y nosotros, un país conocido por la migración de sus habitantes al norte y su violenta recepción ahí, nos ponemos con nuestros moños.

  El oprimido se vuelve opresor, el mexicano migrante se vuelve la ley que niega el paso. Nos volvimos los perros guardia de Estados Unidos, tanto que Trump ya nos dio las palmaditas en la cabeza y nuestro premio por buen comportamiento. Hay mexicanos cuidando a la caravana y hay policías que los escoltan, pero también hay nazis mexicanos marchando para que se vayan y policías que los atacan con gas lacrimógeno. La dualidad de México y su capacidad de ser el atacante y la víctima no sólo sacan a la luz todos esos trapitos sucios que negamos, si no que vuelven a esos trapitos nuestra bandera. Sale a la luz la discriminación del pobre, del “morenito”, del que está más fregado que nosotros. Nos damos unos aires de grandeza y se nos suben los humos, nos ponemos en plan Trump y hablamos de patriotismo y de “amor a la nación” para disfrazar nuestro desprecio por inmigrantes que no son rubios y de ojo azul.

    En Febrero de este año, la Secretaría de Turismo estimó que llegarían aproximadamente 25 mil gringos a Cancún para celebrar su famoso Spring Break, y no vi a nadie pelear porque no tenemos más recursos, no vi nazis marchando porque los inmigrantes son malos, no vi a nadie hablando de su amor por la patria, no vi policías armados negándoles el paso. ¿Por qué se erizan con 5000 centroamericanos que buscan refugio, si los 25 mil gringos que vienen a tomar y consumir drogas no les molestan? La respuesta me ha costado uno que otro conocido, gente a la que le gusta fingir que en México somos muy hospitalarios y queremos a todo mundo. Gente que se queja de lo que le está pasando a las familias mexicanas en la frontera, que pelea por los niños que están siendo separados de sus padres pero ni sabían que nosotros hacemos lo mismo. México lleva años separando familias centroamericanas, pero ahí si no nos enojamos porque no nos afecta. Porque “vienen a quitarnos trabajo”, porque “no tenemos espacio para más gente”, “porque ya estamos jodidos y no tenemos nada que ofrecer”.

    No vengo a darles un sermón sobre lo crueles que tienen que ser para ver familias enteras buscando asilo y tener los huevos de decir “que lo busquen en otro lado”. Tampoco vengo a hablarles sobre la falta de empatía que implica ver a todas estas personas y pensar “no los queremos aquí”. Vengo a quitarles la metafórica venda de los ojos para que puedan realmente ver que en México estamos más jodidos de lo que pensamos, pero no por las razones que esperan. Vengo a pedirles que por favor dejen de disfrazar su xenofobia de patriotismo y que dejen de darle clases de economía, geografía, política y/o sociología a gente que sí cree que estas más de 5000 personas merecen una vida digna para disfrazar sus prejuicios e ideas pendejas. Y digo pendejas porque la mayoría de los discursos que se echan son copia y pega de artículos conservadores xenófobos en algún periódico perdido de su ciudad que se quiere ver cool. Ahí les encargo que busquen tantita empatía, al menos la suficiente para callarse un rato y dejar que esta gente pase. Por favor y gracias.

 

25 mil spring breakers

Saltan Valla

Caravana

Entran mujeres y niños

México también la caga

 
 

You might also like

disqus comment