Fulgor bohemio

Rosaleen Norton: El arte censurado de una Bruja

/por Frida Téllez/

 

¿La magia es arte o el arte es magia? Es completamente subjetivo, es lo que cada uno cree que es; pero si me preguntaran a mí, es simplemente magia. Dejando de lado cualquier cuestión filosófica, puedo decir que lo es porque te permite viajar a lugares de completa fantasía, inimaginables, atemporales y siniestros. Al igual que toda magia, el arte se crea por alguien: un hechicero, un mago o, como en este caso particular,  por una bruja. Sí, una bruja que se proclama como tal. Rosaleen Norton, artista australiana y ocultista, es una mujer sobrenatural y poderosa, quien con su extravagante arte místico puso de cabeza a la sociedad de mediados del siglo XX.

 

          Desde muy temprana edad, Rosaleen se interesó por las artes y el ocultismo. A la temprana edad de 15 años se convirtió en escritora, publicando historias de horror en un diario local australiano, a los 17 años comenzó su formación como artista plástica y poco a poco desarrolló un estilo propio muy particular. Sus pinturas completamente surreales plasman escenas sexuales cargadas de simbolismos representativos de la magia negra, el paganismo y aspectos  freudianos. El principal y más fascinante elemento de sus obras es que fueron una escenificación de sus prácticas de autohipnosis, llevadas a cabo en la oscuridad de un cuarto en donde se acostaba sobre el  piso y dejaba volar su imaginación fantasiosa y extraña.

 

         Sus creencias paganas y prácticas esotéricas eran para ella una forma de ver el mundo, de amarlo, de vivirlo, de abrazar su parte oscura para encontrar la luz y poder expresar todo su sentir a través del arte sin temor, ni prejuicios; pero sobre todo sin miedo a ser ella misma, a llamarse bruja y a vivir como una. Durante mucho tiempo se dedicó a la práctica de rituales y hechizos mágicos y se rodeó de otras“brujas” neopaganas que conformaron su propio aquelarre. En este ejercian prácticas relacionadas con la magia, el Yoga, la meditación y la exploración del trance fuera del cuerpo. Adoraban a diosas como Lilith y Hécate, personajes representativos del poder y la fuerza femenina. 

 

         Su historia se convirtió en el caso más reciente de cacería de brujas. En 1950, en la capital australiana, la artista fue una sensación mediática cuando la policía confiscó sus pinturas y la acusó de obscenidad y satanismo. Fue llevada a los tribunales por esta causa y sus obras fueron censuradas en toda Europa y Estados Unidos. Vivió hasta sus últimos días perseguida, ridiculizada y demonizada 

 

         Más que tratar de comprender las obras tan complejas y misteriosas de esta artista, creo que lo complicada que fue su vida deja claro que el mundo no está listo para presenciar la magia, que se escandaliza por lo diferente, lo que no va con la normatividad; también es un  ejemplo de que las mujeres siempre serán  perseguidas por brujas o por libres, o por las dos cosas. La más valiosa  enseñanza de esta artista es que a pesar de todas las adversidades, no existirá manera de apagar tu magia, ni de limitar tu mente,  si eres fiel a ti mismo, con valentía.

 

Bibliografía de consulta
Sarmiala-Berger, Kirsti. Rosaleen Norton: a painter of occult and mystical pictures [online]. Overland, No. 162, Autumn 2001: 59-63. Availability: <https://search.informit.com.au/documentSummary;dn=200109059;res=IELAPA> ISSN: 0030-7416.

 

 

Imágenes tomadas de Internet.

Los textos así como su contenido, su estilo y las opiniones expresadas en ellos, son responsabilidad de los autores y no necesariamente reflejan la opinión de la UDLAP. (Para toda aclaración: esporarevista@gmail.com).

 

 

 

Tags :#brujas#esoterismo#paganismo

You might also like

disqus comment